Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

Accidentes cerebrovasculares encubiertos son comunes después de las cirugías no cardiacas

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 03 Sep 2019
Un estudio nuevo revela que los accidentes cerebrovasculares silenciosos son comunes en las personas mayores después de una cirugía electiva no cardíaca, duplicando el riesgo de deterioro cognitivo, un año después.

Investigadores de la Universidad McMaster (Hamilton, ON, Canadá), la Clínica Cleveland (CC, OH, EUA), la Universidad de Ontario Occidental (Londres, Canadá) y otras instituciones, realizaron un estudio de cohorte prospectivo de 1.114 pacientes (de 65 años de edad o mayores) a quienes les practicaron una cirugía electiva, no cardíaca y les hicieron una resonancia magnética cerebral después de la cirugía que se evaluó para detectar infartos cerebrales agudos. El resultado principal fue la asociación entre accidente cerebrovascular encubierto y deterioro cognitivo. Los pacientes, los proveedores de atención médica y los evaluadores de resultados no conocían los resultados de la resonancia magnética.

Imagen: Un estudio nuevo muestra que los accidentes cerebrovasculares silenciosos son comunes después de una cirugía no cardíaca (Fotografía cortesía de Shutterstock).
Imagen: Un estudio nuevo muestra que los accidentes cerebrovasculares silenciosos son comunes después de una cirugía no cardíaca (Fotografía cortesía de Shutterstock).

Los resultados revelaron que 78 pacientes (7%) experimentaron un accidente cerebrovascular encubierto perioperatorio. Entre los pacientes que completaron un seguimiento de un año, el deterioro cognitivo ocurrió en el 42% de aquellos que tuvieron un accidente cerebrovascular encubierto perioperatorio, y en el 29% de los participantes que no lo tuvieron, para una incidencia general de accidente cerebrovascular encubierto perioperatorio de uno por cada 14 pacientes. El accidente cerebrovascular encubierto también se asoció con un mayor riesgo de delirio perioperatorio, accidente cerebrovascular manifiesto y de ataque isquémico transitorio (AIT) en el seguimiento de un año. El estudio fue publicado el 15 de agosto de 2019 en la revista The Lancet.

“Durante el siglo pasado, la cirugía ha mejorado enormemente la salud y la calidad de vida de los pacientes de todo el mundo”, dijo el autor principal, Marko Mrkobrada, MD, de la Universidad de Ontario Occidental. “Actualmente, los cirujanos pueden operar a los pacientes mayores y enfermos gracias a las mejoras en las técnicas quirúrgicas y anestésicas. A pesar de los beneficios de las cirugías, también es importante comprender los riesgos”.

Aunque el accidente cerebrovascular manifiesto ocurre en menos del uno por ciento de los adultos después de una cirugía no cardíaca y se asocia con una morbilidad sustancial, se sabe poco sobre el accidente cerebrovascular encubierto perioperatorio. Y aunque un derrame cerebral evidente causa síntomas obvios, como debilidad en un brazo o problemas del habla que duran más de un día, un derrame cerebral encubierto no es obvio, excepto en los exámenes del cerebro, como la resonancia magnética.

Enlace relacionado:
Universidad McMaster
Clínica Cleveland
Universidad de Ontario Occidental




Últimas Téc. Quirúrgica noticias