Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

HospiMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Cuidados Criticos Téc. Quirúrgica Cuidados de Pacientes TI Negocios

Perry Health

Prueba barata para la COVID-19 detecta con exactitud los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en más de 1000 muestras de sangre a la vez

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 05 May 2021
Un grupo de científicos desarrolló una prueba de anticuerpos de COVID-19 confiable y barata que puede analizar más de 1.000 muestras a la vez y requiere una pequeña gota de sangre, como la de un pinchazo en el dedo.

La prueba de alta exactitud, desarrollada por investigadores del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausana (EPFL; Lausana, Suiza), la Universidad de Ginebra (UNIGE; Ginebra, Suiza) y los Hôpitaux Universitaires de Genève (HUG; Ginebra, Suiza), puede analizar cientos de muestras al mismo tiempo, utilizando cantidades mínimas de reactivos y gotas individuales de sangre.

Imagen: Un dispositivo de microfluidos MITOMI (Fotografía cortesía de Sebastian Maerkl, 2021 EPFL)
Imagen: Un dispositivo de microfluidos MITOMI (Fotografía cortesía de Sebastian Maerkl, 2021 EPFL)

Las pruebas de anticuerpos pueden ser una herramienta poderosa para rastrear la propagación de infecciones por SARS-CoV2 y evaluar la eficacia de la vacuna contra la COVID-19 en ensayos clínicos, cuando los científicos observan el aumento de anticuerpos después de que los voluntarios reciben un pinchazo. Sin embargo, las pruebas de anticuerpos se basan en reactivos bastante costosos y, por lo general, requieren mayores cantidades de sangre por punción venosa, que solo puede realizar personal sanitario capacitado. Además, algunas de las pruebas del mercado son demasiado inexactas para ofrecer resultados fiables.

Para resolver este problema, el grupo de científicos de EPFL, UNIGE y HUG reutilizó una plataforma de diagnóstico desarrollada previamente para que pudiera usarse para realizar pruebas de anticuerpos contra el SARS-CoV-2. La plataforma, que puede analizar hasta 1024 muestras a la vez, consiste en una compleja red de pequeños tubos tallados en un chip de plástico del tamaño de una memoria USB. Para realizar el ensayo, los investigadores alimentan muestras de sangre individuales y reactivos de prueba a través de los canales de este chip “microfluídico”. Si hay anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en una muestra de sangre, una molécula genera una señal que se puede detectar como un resplandor fluorescente bajo un microscopio.

Luego, el equipo analizó muestras de sangre de 155 personas infectadas con SARS-CoV-2, el ensayo detectó anticuerpos contra el virus en el 98% de los casos. El ensayo también es extremadamente específico: nunca detectó anticuerpos contra el virus en muestras de personas que no habían sido infectadas con SARS-CoV-2. Debido a que el dispositivo de microfluidos es muy pequeño, las cantidades de sangre y reactivos utilizados son una fracción de las requeridas para las pruebas de anticuerpos COVID-19 estándar. Y ejecutar cientos de ensayos en una sola plataforma significa que una persona puede realizar más ensayos en menos tiempo, con posibles ahorros de costos en mano de obra.

Para eliminar la necesidad de recolectar sangre de las venas de las personas, el equipo evaluó si podían usar muestras de sangre obtenidas de un pinchazo en el dedo. Los investigadores probaron tres dispositivos disponibles comercialmente para realizar análisis de sangre con punción digital, incluidas las tiras reactivas de glucosa que usan las personas con diabetes para medir sus niveles de azúcar en sangre. La prueba de anticuerpos basada en microfluidos se pudo ejecutar con éxito en muestras de sangre recolectadas con los tres métodos, incluso cuando la sangre se dejó secar y se almacenó durante aproximadamente una semana a temperatura ambiente, o cuando las muestras se enviaron por correo ordinario desde Ginebra a Lausana. Los investigadores creen que esta tecnología podría hacer posible que las personas compren un kit de muestreo de sangre en una farmacia o supermercado, recolecten su propia sangre con un simple pinchazo en el dedo y la envíen por correo a un laboratorio central que analiza la muestra de sangre y devuelve los resultados de la prueba por correo electrónico o por una aplicación de teléfono inteligente.

“Lo mejor de nuestro enfoque es que puedes hacer muchas pruebas a la vez con un mínimo de reactivos, e incluso puedes hacer que las personas recolecten sus propias muestras de sangre en casa”, dijo la primera autora del estudio, Zoe Swank, antigua estudiante de doctorado en el Laboratorio de Caracterización de Redes Biológicas de la EPFL.

“El enfoque de recolectar sangre de manera descentralizada mediante un simple pinchazo en el dedo que se puede hacer incluso en casa, y un análisis sofisticado de laboratorio con alta exactitud diagnóstica hace que esta prueba sea muy atractiva para estudios epidemiológicos a gran escala”, agregó Isabella Eckerle. “Incluso se podría usar para regiones geográficas remotas que carecen de capacidad de laboratorio suficiente, por ejemplo, para realizar estudios de seroprevalencia en el África subsahariana”.

Enlace relacionado:
Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausana (EPFL)
Universidad de Ginebra (UNIGE)
Hôpitaux Universitaires de Genève (HUG)


Últimas COVID-19 noticias