Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

HospiMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Cuidados Criticos Téc. Quirúrgica Cuidados de Pacientes TI Negocios

Perry Health

Dispositivo para la recuperación de la apoplejía facilita la reeducación muscular

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 04 May 2021
Un sistema de interfaz cerebro-computadora (ICC) ayuda a la rehabilitación funcional en pacientes con accidente cerebrovascular que tienen discapacidad de las extremidades superiores.

El sistema IpsiHand de Neurolutions (Santa Cruz, CA, EUA), fue diseñado para aprovechar el lado no lesionado (ipsilateral) del cerebro con el fin de mejorar la función del brazo y la mano aprovechando la ICC. El sistema incluye un exoesqueleto robótico liviano, ajustable, alimentado por baterías que abre y cierra físicamente la mano del paciente en respuesta a los pensamientos de este; un auricular biométrico de electroencefalografía inalámbrica (EEG) que mide las señales cerebrales del paciente; y una aplicación de tableta que guía al paciente a través de la sesión de terapia y proporciona una carga fluida de datos de uso y desempeño a la nube.

Imagen: El sistema IpsiHand utiliza el cerebro para rehabilitar el movimiento del brazo (Fotografía cortesía de Neurolutions)
Imagen: El sistema IpsiHand utiliza el cerebro para rehabilitar el movimiento del brazo (Fotografía cortesía de Neurolutions)

IpsiHand utiliza electrodos de EEG no invasivos, en lugar de un electrodo implantado u otra característica invasiva, para registrar la actividad cerebral. Luego, los datos del EEG se transmiten de forma inalámbrica a la tableta para determinar la intención del paciente de mover la mano afectada y analizar el movimiento previsto. Estas señales se traducen en señales de movimiento motor del aparato ortopédico de esqueleto robótico, lo que da como resultado la apertura y el cierre de la mano, la muñeca y el brazo dañados, ayudando a los pacientes con accidente cerebrovascular a mejorar el agarre. El dispositivo no debe ser utilizado por pacientes con espasticidad severa o contracturas rígidas que puedan impedir que la abrazadera de mano electrónica se ajuste o coloque correctamente.

“Una persona cuya mano y brazo izquierdos están paralizados ha sufrido daños en las áreas motoras del lado derecho del cerebro. Pero el lado izquierdo del cerebro de la persona suele estar intacto”, dijo el neurocirujano Eric un, MD, fundador y director científico de Neurolutions. “La idea es que si puedes acoplar esas señales motoras que están asociadas con mover la extremidad del mismo lado con los movimientos reales de la mano, se establecerán nuevas conexiones en tu cerebro que permitirán que las áreas ilesas de tu cerebro tomen el control de la mano paralizada”.

Aunque el accidente cerebrovascular ocurre en el cerebro, afecta a todo el cuerpo y puede causar una discapacidad a largo plazo, como parálisis completa de un lado del cuerpo (hemiplejía) o debilidad unilateral (hemiparesia). Los sobrevivientes de un accidente cerebrovascular pueden tener problemas con las actividades diarias más simples, como hablar, caminar, vestirse, comer y usar el baño. El entrenamiento de rehabilitación intensivo, repetido y a largo plazo es fundamental para mejorar la movilidad física de los pacientes con accidente cerebrovascular, ayudando a aliviar los síntomas posteriores al accidente cerebrovascular.

Enlace relacionado:
Neurolutions


Últimas Cuidados de Pacientes noticias