Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

HospiMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Cuidados Criticos Téc. Quirúrgica Cuidados de Pacientes TI Negocios

Perry Health

Dispositivo terapéutico reduce la discapacidad después de un accidente cerebrovascular

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 23 Feb 2021
La terapia impulsada por inteligencia artificial (IA) genera campos electromagnéticos que mejoran la recuperación y reducen la discapacidad causada por un accidente cerebrovascular isquémico.

El Sistema BQ de BrainQ (Jerusalén, Israel), es un dispositivo portátil, conectado a la nube, que ofrece campos electromagnéticos de baja intensidad y frecuencia extremadamente baja (ELF-EMF), adaptados al paciente individual. Al tomar varias medidas electrofisiológicas, como la electroencefalografía (EEG), la electromiografía (EMG) y la magnetoencefalografía (MEG), que caracterizan la actividad oscilatoria neural, el dispositivo puede administrar la terapia ELF-EMF neuromoduladora, a frecuencias específicas, para influir en estas oscilaciones y ayudar en la neurorrecuperación.

Imagen: Los campos electromagnéticos de baja intensidad pueden ayudar en la recuperación de un accidente cerebrovascular (Fotografía cortesía de BrainQ)
Imagen: Los campos electromagnéticos de baja intensidad pueden ayudar en la recuperación de un accidente cerebrovascular (Fotografía cortesía de BrainQ)

El Sistema BQ extiende la ventana de oportunidad, para el tratamiento del accidente cerebrovascular, de varias horas durante la fase aguda a días e incluso semanas en la fase subaguda posterior al accidente cerebrovascular. El efecto de ELF-EMF sobre la recuperación de condiciones neurológicas incluye evidencias de cambios en la señalización del calcio, que se sabe que influye y media en casi todos los procesos celulares; proliferación, así como diferenciación, de múltiples tipos de células (incluida la neurogénesis de células madre neurales); regeneración de nervios periféricos; efectos sobre las moléculas polares, probablemente responsables del desarrollo de las proyecciones neurales y cambios en los niveles de factores de crecimiento relacionados con la plasticidad en humanos.

“El accidente cerebrovascular es una condición debilitante con opciones de recuperación limitadas, lo que crea una gran necesidad insatisfecha en los Estados Unidos. La COVID-19 solo ha empeorado las cosas al limitar el acceso de los pacientes a las instalaciones de tratamiento”, dijo Yotam Drechsler, director ejecutivo y cofundador de BrainQ. “Estamos al borde de una nueva era en la que se utilizará la medicina de precisión basada en inteligencia artificial para tratar los trastornos neurológicos, que hasta la fecha no tienen una solución suficiente”.

La neuroplasticidad describe la capacidad de las redes neuronales del cerebro para cambiar a través del crecimiento y la reorganización. Estos cambios van desde las vías de las neuronas individuales que hacen nuevas conexiones hasta ajustes sistemáticos como la reasignación cortical. Alguna vez se pensó que la neuroplasticidad existía solo durante la infancia, pero la investigación ha demostrado que la plasticidad dependiente de la actividad, que se puede manifestar incluso en la edad adulta, puede tener implicaciones significativas para la recuperación del daño cerebral.

Enlace relacionado:
BrainQ


Últimas Cuidados de Pacientes noticias