Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

HospiMedica

Deascargar La Aplicación Móvil

Consumidores de salud se empoderan compartiendo fotografías médicas

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 15 Jul 2019
Un estudio nuevo muestra que compartir los datos clínicamente relevantes recopilados por los pacientes o sus cuidadores puede mejorar los resultados de la atención médica.

Investigadores de la Universidad de Tecnología de Queensland (QUT; Australia) y el Hospital Infantil de Queensland (QCH; Brisbane, Australia) realizaron un estudio piloto con los padres de niños a quienes les practicaron una apendicectomía laparoscópica. Durante 10 días, generaron fotografías del sitio quirúrgico de datos de salud generadas por el consumidor (CGHD, por sus siglas en inglés) y las enviaron por correo electrónico al QCH cada dos días para que los cirujanos pudieran revisar la curación. Posteriormente, los padres fueron entrevistados sobre el marco de compromiso. En total, se analizaron 60 entrevistas utilizando análisis de temas y contenidos.

Imagen: La Dra. Kara Burns y una “selfie” médica (Fotografía cortesía de Kara Burns).
Imagen: La Dra. Kara Burns y una “selfie” médica (Fotografía cortesía de Kara Burns).

Los padres dijeron que esto mejoró su confianza y satisfacción con el servicio médico, y tomar las fotos fue un recordatorio útil para que verifiquen cómo se curaban los sitios quirúrgicos. Según los investigadores, los CGHD pueden instigar un ecosistema de compromiso y proporcionar a los médicos una relación terapéutica mejorada a través de una visión ampliada del mundo del paciente y sus cuidadores. Además del diagnóstico clínico y el uso eficiente de los recursos de atención médica, los datos también pueden ofrecer una herramienta para administrar la experiencia de servicio de los consumidores, especialmente las emociones asociadas con el viaje a la atención médica. El estudio fue publicado en la edición de junio de 2019 de la revista Journal of Medical Internet Research.

“Los padres que participaron en el ensayo dijeron que se sintieron tranquilos y que el servicio iba más allá. Dijeron que normalmente se siente que se cierra la puerta cuando sales del hospital y proporcionar las fotos fue una forma de mantenerte conectado y contactar al cirujano posteriormente”, dijo la autora principal, Kara Burns, PhD, de QuT, una antigua fotógrafa médica. “Les ayuda a tener una sensación de autonomía en su cuidado, mejora su visión del servicio que se les brinda y mejora la relación entre el médico y el paciente porque existe una sensación de respeto mutuo y comunicación”.

“En un caso, una madre tuvo un bebé de seis semanas que vomitaba constantemente y sintió que nadie escuchaba sus preocupaciones. Estaba tan impresionada por las respuestas del médico que ella cambió de proveedor. Cuando llevó un video al siguiente médico, evaluaron que algo estaba mal y que su hija necesitaba cirugía”, agregó la Dra. Burns. “Si bien para los clínicos puede ser difícil integrar los datos generados por el paciente, como fotografías, videos o información de aplicaciones o dispositivos de monitorización corporal, en la historia clínica, los profesionales médicos deberían tenerlos en cuenta. Si los médicos lo ignoran y no se involucran, esta investigación muestra que afecta la experiencia del servicio y que algunos pacientes cambiarán de médico”.

Enlace relacionado:
Universidad de Tecnología de Queensland
Hospital Infantil de Queensland



Últimas Cuidados de Pacientes noticias