Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

HospiMedica

Deascargar La Aplicación Móvil

Medidas preventivas detienen la transmisión nosocomial del coronavirus

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 18 Mar 2020
Según un estudio nuevo, la aplicación meticulosa de las mejores prácticas para el control de infecciones puede ayudar a proteger a los trabajadores de la salud de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

El estudio, realizado en el Hospital de la Reina María (QMH; Hong Kong, China) y la Universidad de Hong Kong (HKU, China), revisó la preparación para el control de infecciones para COVID-19 en los primeros 42 días después del anuncio de un clúster de neumonía en China, el 31 de diciembre de 2019 (día 1), en Hong Kong. Los 43 hospitales públicos reforzaron su protocolo de control de infecciones. Cualquier paciente que resultó positivo fue colocado en una sala de aislamiento diseñada para prevenir infecciones transmitidas por el aire. El personal del hospital recibió capacitación sobre el uso de equipos de protección personal (EPP), se realizaron reuniones para discutir el control de infecciones y se realizaron seguimientos regulares de las medidas de lavado de manos.

Imagen: Trabajadores hospitalarios en China mientras preparan a un paciente con COVID-19 para una TC (Fotografía cortesía de Getty Images)
Imagen: Trabajadores hospitalarios en China mientras preparan a un paciente con COVID-19 para una TC (Fotografía cortesía de Getty Images)

Las medidas adicionales emprendidas incluyeron vigilancia activa y mejorada por el laboratorio, aislamiento temprano de infecciones en el aire, pruebas de diagnóstico molecular rápido y rastreo de contactos para trabajadores de la salud con exposición sin protección en los 43 hospitales. Se recogieron y analizaron las características epidemiológicas de los casos confirmados, así como las muestras ambientales y de aire. Los resultados revelaron que desde el día 1 hasta el día 42, cuarenta y dos de 1.275 pacientes fueron confirmados con infección por COVID-19. Entre estos, solo uno de los 13 casos confirmados en las primeras seis semanas fue adquirido localmente.

En los siguientes 29 casos, 27 fueron adquiridos localmente, y la mayoría pertenecía a uno de los ocho grupos familiares. De estos, 11 probablemente se infectaron durante una sola reunión para compartir alimentos, llamada “olla caliente”, donde los asistentes usaron cucharas u otros utensilios posiblemente contaminados con saliva para sumergirlos en ollas para servir. En total, 413 trabajadores de la salud trataron estos casos; 11 fueron expuestos sin protección adecuada o correcta y fueron puestos en una cuarentena de 14 días. Ninguno de los trabajadores de la salud estaba infectado y no se observó transmisión nosocomial. El estudio fue publicado el 5 de marzo de 2020 en la revista Infection Control & Hospital Epidemiology.

“Las medidas apropiadas de control de infecciones hospitalarias pueden prevenir la transmisión del coronavirus asociada a la atención médica”, concluyeron el autor principal, Vincent Cheng, PhD, del departamento de microbiología del QMH, y sus colegas. “La vigilancia en la práctica de la higiene de manos, el uso de máscaras quirúrgicas en el hospital y el uso apropiado de equipos de protección personal en la atención a los pacientes, especialmente cuando se realizan procedimientos de generación de aerosoles, son las medidas clave para el control de infecciones con el fin de prevenir la transmisión del virus en el hospital”.

El coronavirus recién descubierto que emergió de la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei (China), pertenece a una familia de virus que incluyen el virus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y el virus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS). Se han identificado casos adicionales en un número creciente de países, incluido Estados Unidos. Según los informes, muchos de los pacientes iniciales del brote en Wuhan tenían algún vínculo con un gran mercado de mariscos y animales, lo que sugiere la propagación de animal a persona. El brote aumenta rápidamente, con más de 120.000 casos confirmados de 2019-nCoV en todo el mundo.

Enlace relacionado:
Hospital de la Reina María
Universidad de Hong Kong


Últimas Cuidados Criticos noticias