Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

HospiMedica

Deascargar La Aplicación Móvil

Revestimiento nuevo reduce el dolor por los catéteres y el riesgo de infección

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 17 Mar 2020
Según un estudio nuevo, un recubrimiento antimicrobiano nuevo para sondas urinarias y otros dispositivos médicos puede reducir significativamente el dolor y el riesgo de infección.

El revestimiento, desarrollado en la Universidad de la Reina de Belfast (QUB; Reino Unido) y la Universidad de Leeds (Reino Unido), se creó utilizando una mezcla única de polímeros que reduce los valores del coeficiente de fricción en los biomateriales de cloruro de polivinilo (PVC) en más de 300 veces, debido a la hidratación de la red de polímeros localizados en la superficie. Para probar el recubrimiento, los investigadores crearon un modelo clínicamente relevante del tracto urinario para simular los entornos mecánicos y biológicos encontrados in vivo.

Imagen: La Dra. Nicola Irwin aplicando el recubrimiento a un catéter (Fotografía cortesía de la QUB)
Imagen: La Dra. Nicola Irwin aplicando el recubrimiento a un catéter (Fotografía cortesía de la QUB)

Los investigadores encontraron que la capacidad de lubricación se mantuvo después de la hidratación durante períodos que duraron hasta 28 días en orina artificial durante 200 ciclos de fuerza de fricción aplicada, tanto a un pH fisiológicamente normal de 6,0 como a un pH de 9,0, que representa la orina infectada. Las superficies modificadas también demostraron una buena actividad antibacteriana, logrando una reducción de la adherencia del 99,8% en los patógenos comunes adquiridos en el hospital, como Staphylococcus aureus y Proteus mirabilis. La actividad antibacteriana se logró mediante la adición de clorhexidina en la matriz de recubrimiento. El estudio fue publicado el 4 de marzo de 2020 en la revista ACS Applied Bio Materials.

“Los pacientes con un control deficiente sobre la función de su vejiga, por ejemplo, aquellos con problemas de retención o drenaje urinario causados por afecciones neurológicas como la espina bífida o las lesiones de la médula espinal pueden necesitar un cateterismo hasta ocho veces al día”, dijo la autora principal, Nicola Irwin, PhD, de la QUB. “La inserción y extracción de catéteres mal lubricados causa fricción entre las paredes de la uretra y la superficie del dispositivo, lo que no solo es extremadamente doloroso, sino que con el uso regular puede provocar daños y estrechamiento de la uretra, sangrado e infección”.

“Las personas que usan dispositivos médicos tales como catéteres, a diario, tienen un alto riesgo de infecciones persistentes de bajo nivel, que, en horas extras, pueden causar resistencia a los antibióticos, una de las mayores amenazas globales para la sociedad actual, generando estancias hospitalarias más prolongadas, mayores costos de atención médica y un mayor riesgo de infección e incluso de muerte”, dijo el coautor del estudio, el profesor Colin McCoy, PhD, de la QUB. “Es de vital importancia que proporcionemos una alternativa a los dispositivos utilizados actualmente, que no han cambiado mucho desde su introducción hace casi 100 años, a pesar de sus muchas y amplias limitaciones clínicas”.

Enlace relacionado:
Universidad de la Reina de Belfast
Universidad de Leeds


Últimas Cuidados Criticos noticias