Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

HospiMedica

Deascargar La Aplicación Móvil

Cuidado de diálisis con ánimo de lucro reduce las probabilidades de trasplantes

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 05 Nov 2019
Según un estudio nuevo, los pacientes con enfermedad renal en etapa terminal (ERET) a quienes les realizan diálisis en instituciones con fines de lucro, tienen menos probabilidades de recibir un trasplante de riñón.

Investigadores de la Universidad de Emory (Atlanta, GA, EUA), Kaiser Permanente Georgia (Atlanta, EUA) y otras instituciones, realizaron un estudio retrospectivo con 1.478.564 pacientes (mediana de edad 66 años, 55,3% hombres) con ERET que eran tratados con diálisis en una de las 6.511 instalaciones de diálisis en los Estados Unidos entre 2000 y 2016. Las instalaciones se clasificaron como cadenas más grandes con fines de lucro con más de 1.000 instituciones, cadenas pequeñas, principalmente de lucro, con menos de 1.000 instituciones, pequeñas cadenas con fines de lucro, instalaciones independientes con fines de lucro, pequeñas cadenas sin ánimo de lucro e instalaciones independientes sin ánimo de lucro.

Imagen: Los centros comerciales de diálisis pueden carecer de incentivos para derivar pacientes a centros de trasplante, según un estudio nuevo (Fotografía cortesía de iStock).
Imagen: Los centros comerciales de diálisis pueden carecer de incentivos para derivar pacientes a centros de trasplante, según un estudio nuevo (Fotografía cortesía de iStock).

La exposición primaria fue la propiedad de la institución de diálisis, siendo el resultado principal el acceso al trasplante de riñón, definido como el tiempo desde el inicio de la diálisis hasta la colocación en la lista de espera de trasplante de riñón de donante fallecido, la recepción de un trasplante de riñón de donante vivo o la recepción de un trasplante de riñón de donante fallecido. Los resultados revelaron que el 7,4% recibió atención de diálisis en 435 instalaciones de pequeñas cadenas sin fines de lucro; 5,3% en 324 instalaciones independientes sin ánimo de lucro; 32,7% en 2.239 instalaciones de cadenas más grandes con ánimo de lucro; 32,6% en 2.082 instalaciones de gran cadena con ánimo de lucro; 15,3% en 997 instalaciones de pequeñas cadenas con ánimo de lucro; y 6,7% en 434 instalaciones independientes con ánimo de lucro.

Los investigadores determinaron que durante el período de estudio de 17 años, los pacientes que recibieron atención en centros con ánimo de lucro versus centros sin ánimo de lucro tuvieron una lista de espera significativamente menor. En total, el 11,9% de los pacientes con ERET que recibieron atención en centros de pequeñas cadenas sin ánimo de lucro fueron incluidos en la lista de espera para un trasplante de riñón, mientras que el 29,8% de los pacientes que recibieron atención en centros de diálisis independientes sin ánimo de lucro fueron incluidos en la lista de espera. Esto se compara con el 7% en una cadena más grande con ánimo de lucro, el 6,2% en otra cadena grande con ánimo de lucro, el 6,6% en cadenas pequeñas con ánimo de lucro y el 6,9% en instalaciones independientes con ánimo de lucro. El estudio fue publicado el 10 de septiembre de 2019 en la revista JAMA.

“Las instalaciones de diálisis con fines de lucro tienen un mayor margen de ganancias cuando tienen más pacientes en diálisis. En las instalaciones sin ánimo de lucro, no hay el mismo énfasis en los márgenes de ganancias”, dijo la autora principal, Rachel Patzer, PhD, MPH, de la Universidad de Emory. “Presumimos que esto lleva a menos referencias para trasplantes entre centros de diálisis con fines de lucro, lo que puede explicar por qué hay una mayor tasa de espera y trasplantes de donantes vivos entre los centros sin ánimo de lucro en comparación con los centros de diálisis con ánimo de lucro”.

“Los pacientes deben abogar por ellos mismos y hacer preguntas sobre todas las opciones de tratamiento, incluido el trasplante”, concluyó la Dra. Patzer, quien aclaró además que, “no todos los pacientes son candidatos para el trasplante, pero se debe garantizar que los pacientes tengan estas conversaciones con sus proveedores médicos para comprender los riesgos, beneficios y pasos necesarios para llevar a cabo el trasplante de riñón como una opción de tratamiento”.

Enlace relacionado:
Universidad de Emory
Kaiser Permanente Georgia


Últimas Cuidados Criticos noticias