Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

HospiMedica

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes COVID-19 Cuidados Criticos Téc. Quirúrgica Cuidados de Pacientes TI Negocios

Perry Health

Nueva referencia de imagenología de tórax en pacientes dados de alta de COVID-19 podría ayudar a identificar a aquellos en riesgo más alto de reinfección

Por el equipo editorial de HospiMedica en español
Actualizado el 02 Apr 2021
“Línea basal nueva” de imagenología, obtenida de pacientes con COVID-19 en el momento de la salida del hospital o la recuperación clínica, puede ayudar a los médicos a identificar a aquellos en riesgo más alto de una recaída o reinfección del virus SARS-CoV-2 o una infección viral secundaria como la influenza.

Investigadores de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad de Carolina del Sur (Los Ángeles, CA, EUA) han sugerido que la “línea basal nueva” de imagenología puede usarse para determinar si las readmisiones son de recaída o reinfección de COVID-19, COVID-19 en resolución o una probable infección viral diferente (influenza), sino también para secuelas a largo plazo de la infección pulmonar con COVID-19.

Ilustración
Ilustración

La recaída o reinfección de COVID-19 puede causar la readmisión, lo que puede volverse un diagnóstico desafiante entre los pacientes recientemente infectados y las reinfecciones. Para agravar este problema están las secuelas pulmonares post-virales que pueden esperarse después de una neumonía por COVID-19, similares tanto al síndrome respiratorio agudo severo (SARS) como al síndrome respiratorio del Oriente Medio (MERS). Aunque la imagenología de tórax puede jugar un papel en el diagnóstico de la infección primaria con SARS-CoV-2, la reinfección o la recaída de COVID-19 tendrán hallazgos de imagenología similares. De acuerdo con los investigadores, el uso estratégico de la imagenología, antes del alta, puede ser útil en el subgrupo de población en riesgo más alto de una infección viral secundaria como la influenza. Determinar las anormalidades residuales en la imagenología post-salida hospitalaria puede guiar a los médicos en el manejo a largo plazo de los pacientes durante muchos años.

Las anormalidades pulmonares en la imagenología tienen alta probabilidad de persistir en los pacientes recuperados de COVID-19. Los primeros estudios indican que la imagenología radiológica post alta/recuperación seguirá revelando algunas anormalidades en los pacientes recuperados. La probabilidad de lesiones pulmonares residuales después de la recuperación del COVID-19 creará desafíos adicionales para el diagnóstico por imagenología entre la infección pulmonar, la reinfección con COVID-19 o un virus diferente (influenza). El uso de una “nueva línea de base” de imagenología (preferiblemente usando CRX debido a su menor radiación) para los pacientes en riesgo alto puede ofrecer una instantánea de los hallazgos pulmonares en el momento del alta o en un examen de seguimiento. Esto podría ser especialmente importante durante la estación de gripe, puesto que la influenza podría causar anormalidades clínicas y radiológicas similares a las del COVID-19.

Por lo tanto, no se puede exagerar el valor potencial añadido de una radiografía de tórax de nueva línea de base en pacientes que se han recuperado de la infección por SARS-CoV-2. El método de utilizar esta referencia nueva les ayudará a los médicos a enfrentar posibles desafíos futuros. Esto puede predecir la función pulmonar a largo plazo, pero también la imagenología de tórax de nueva línea de base puede guiar a los médicos en una mejor toma de decisiones cuando encuentren anormalidades pulmonares en la imagenología de seguimiento de pacientes que una vez tuvieron COVID-19. Por lo tanto, los investigadores han recomendado tomar imágenes de tórax en el momento del alta o poco tiempo después en pacientes con riesgo alto de infección viral secundaria y/o que tengan comorbilidades. Esta imagenología basal podría también ser de gran valor para la supervisión continua de pacientes de COVID-19 después del alta. Determinar las anormalidades residuales en la imagenología post-recuperación (usando específicamente las CXRs como las principales herramientas de imagenología, a menos que las exploraciones TC hayan sido realizadas por otras razones) guiará a los médicos en el manejo a largo plazo de esos pacientes durante muchos años.

Enlace relacionado:
Escuela de Medicina Keck


Últimas COVID-19 noticias